Saltar al contenido
Caja de los 5 Sentidos

Guía completa y fácil para envolver ese regalo especial

Ya has elegido el regalo perfecto, el regalo que hará feliz a esa persona que tanto quieres. Ya has elegido también el papel de regalo ideal, el tapiz que le dará a ese regalo la sensación de hogar. Ahora llega el último paso, igual de importante que el primero y que no se puede tomar a la ligera: envolver el regalo.

El proceso y ritual de obsequiar un regalo inicia en el momento exacto en el cual decidimos empezar a buscar el detalle indicado, y termina justo cuando la otra persona lo ha abierto y ha descubierto lo que elegimos para ella y se emociona, conmueve o divierte, esto claro, si es que sí logramos elegir el mejor regalo. Y realmente que cada paso es fundamental. Hoy, por ello mismo, hemos preparado la guía completa donde explicaremos cómo podremos envolver de la mejor forma ese regalo tan especial.

Envolver el regalo es parte del proceso de regalarlo.

¿Cómo envolver todo regalo básico?

El regalo básico es el que hemos decidido envolver en una caja rectangular o cuadrangular. Es la forma más sencilla de guardar un regalo y envolverlo, y, aun así, es indispensable saber cómo hacerlo correctamente.

Tener el papel del tamaño correcto

Lo primero que deberás hacer es medir el papel, éste debe tener medidas más grandes que las del regalo tanto de ancho como de alto, en caso contrario, es muy posible que no podamos envolverlo para nada y empecemos a desperdiciar papel.

Cubrirlo horizontalmente

Se puede pensar que se está arropando al regalo y que la manta es el papel. Desde cada borde horizontal se debe cubrir la caja dejando un excedente en los bordes superiores e inferiores, cada uno de estos pliegues horizontales se deben asegurar fuertemente con cinta adhesiva.

Tapar los bordes con el excedente

Con el papel excedente en los bordes superiores e inferiores, se deben introducir hacia la caja las capas laterales, formando una especie de par de cejas que se doblarán sobre los bordes de la caja y se pegarán, igualmente con cinta adhesiva.

Ahora, si necesitas más ayuda y con una explicación más visual, tampoco está mal recurrir a un vídeo cómo éste donde enseña a envolver paso a paso.

Cómo envolver un regalo redondo

Un regalo redondo, o cilíndrico, puede ser muy, muy problemático, aunque realmente se inicia de la misma forma: midiendo el papel con el que se va a envolver y que sea de un tamaño mayor, que sobresalga más allá del centro. El verdadero problema es que los excedentes no se pueden doblar fácilmente como cejas, sino que se deben ir acomodando en pequeñas formas triangulares, una por una, que puedan cubrir esas caras superiores e inferiores de la caja.

Igualmente, si sigues teniendo problemas, puedes revisar la siguiente explicación que estoy seguro te podrá llevar paso a paso en este proceso un poco más complicado:

Cómo envolver regalos de formas diferentes

También se va a dar el caso en que nos encontremos con regalos que no podremos poner en cajas o que son demasiado únicos como para guardarlos y, claro, no podemos dejarlos sin envolver. Tal vez tengan formas piramidales o simplemente una forma completamente irregular y extraña. Antes de que nos podamos desesperar, debemos pensar que para todos vamos a iniciar con la idea de colocarlos dentro de un sobre, pero, claro, que este sobre va a cambiar su forma y se va a adaptar a la figura única que tiene nuestro regalo.

Igualmente, dejamos un útil vídeo que posiblemente pueda explicar con más claridad este proceso muy peculiar:

Consejos que nunca debes olvidar

Ya hemos hablado previamente sobre cómo elegir el papel de regalo perfecto, pero nunca estará de más recordar los detalles más importantes sobre ello. Y es que debemos recordar que el papel debe reflejar el contenido que hay adentro, que debe llevar el mismo estilo y dar la misma sensación. Que incluso podemos no comprar un papel en la papelería, sino que podemos reciclar papeles que ya teníamos o podemos preparar papeles especiales que nosotros mismos podríamos realizar, porque, si realmente conocemos a esa persona tan especial, no debe ser tan difícil saber sus gustos, intereses y emociones. La realidad es que nuestra labor debe ser conseguir papeles que se adapten a regalos y personas de toda clase de su estilo y gustos.

Cómo envolvemos el regalo es igual de importante que el regalo mismo.

Dar un regalo es todo un proceso, es un ritual que nos acerca a esas personas que queremos y si realmente las queremos, debemos hacer todo el proceso de la mejor manera. Ningún paso se debe tomar a la ligera, y mucho menos olvidar. Porque incluso para entregar el regalo, le debemos poner la misma emoción que al elegirlo y, por supuesto, que al envolverlo. Porque el regalo especial no es el objeto en sí, no es la cosa comprada nada más, es ver toda la dedicación detrás de esos objetos.